lunes, noviembre 28, 2005

Análisis de Sonic Rush

SONIC RUSH

El erizo más famoso de sega vuelve a sus orígenes en una aventura totalmente nueva para nuestra Nintendo DS. ¡Abróchate el cinturón porque aquí todo se mueve a velocidad de vértigo!



Hace unos años resultaba impensable ponerse a pensar en jugar a un Sonic en una consola de Nintendo. Pero en fin, el tiempo pasa y las cosas cambian, para bien o para mal. El caso es que aquí estamos, a finales de 2005 y disfrutando de una de las épocas más interesantes y atractivas de la historia de los videojuegos. Excelentes consolas a punto de salir, la nueva generación a la vuelta de la esquina, los últimos respiros de las máquinas actuales, la revolución de las portátiles. En fin, una auténtica catarsis videojueguil.

Éste mes desde luego ha sido uno de los más intensos para los poseedores de la Dual Screen de Nintendo. A los juegazos de la talla de Mario kart o Kirby y el pincel del poder debemos añadirle otro nombre: Sonic Rush. Lo siento chicos, llegar a fin de mes va a ser duro con tantos y tan buenos títulos.

Personalmente soy un auténtico fan de las 2 dimensiones, y doy gracias porque haya vuelto la atractiva moda. Avanzar con scroll lateral por paisajes coloridos es una de mis mayores aficiones en el mundo de los videojuegos. Hacía tiempo que no se podía disfrutar de un buen juego de plataformas en éste estilo. Pero por fin mis ruegos han sido oídos por algún ente enviado de la providencia. En fin, paranoias a parte… ¿Qué nos espera en éste Sonic Rush?



Velocidad, plataformas, acción y frenetismo. Así de tajante. Jugar con Sonic rush es como subirse a una montaña rusa, un éxtasis de velocidad y diversión que no podremos dejar hasta acabar.

ESTILO DE JUEGO

Como acabo de comentar, Sonic rush se trata de un juego de plataformas en 2-d. Es decir, tomaremos el control de dos personajes a elegir casi desde el principio: Sonic el erizo y Blaze la Gata, desde una perspectiva lateral, e iremos superando las fases de izquierda a derecha (o viceversa). Si alguno de vosotros ha disfrutado ya de alguna de las entregas de Mega Drive (espero que sí), el sistema de juego os resultará familiar, pues conserva todo el atractivo de aquellos inolvidables títulos. Bien es cierto que se asemeja más al aire de Sonic 3, por la estética y colorido.

Básicamente las acciones a realizar son correr, saltar, usar el turbo y disfrutar con todas las piruetas que los personajes realizan con los objetos de los niveles, aunque luego entraremos en detalle de otros movimientos disponibles. Muelles, loopings, rizos, saltos imposibles, cuestas empinadísimas se encargarán de ponérnoslo más difícil, etc etc.

GRÁFICOS

Uno de los mejores aspectos desde luego son los gráficos. Unos sprites geniales para los escenarios, con una resolución increíble, que realmente son una maravilla del diseño. Hay muchos tipos, escenarios selváticos, ruinas en el antiguo egipto, cuidades en las nubes, una gran metrópolis, una fábrica, una especie de palacete medio sumergido, etc. Una gran selección, desde luego. Cabe destacar que los personajes principales, Sonic y Blaze, están realizados con polígonos tridimensionales. A parte de estar programados en 3-d, tienen unas animaciones fantásticas y se mueven con toda soltura por los escenarios. Además no penséis que se nota demasiado la mezcla entre escenarios bidimensionales con los personajes, pues encajan perfectamente y de forma totalmente homogénea. Eso sí, sólo los personajes estarán realizados en 3-d, puesto que los enemigos a los que nos enfrentamos son sprites como los de antaño, y lo cierto es que la mayoría dejan mucho que desear en cuanto a diseño. Bien es cierto que tampoco vamos a tener mucho tiempo para admirarlos, pero el detalle cuenta.



En realidad os miento cuando os digo que los protagonistas son los únicos poligonales, pues en la tercera fase de cada nivel, nos enfrentaremos al enemigo final de turno, en un escenario completamente 3-d, en el que eso sí, solo podremos movernos de derecha a izquierda. Son escenarios muy detallados, pequeños pero impresionantes. Así, nos tendremos que enfrentar a los diversos engendros mecánicos que el nuevo malo de turno, Eggman Nega ha construido para la ocasión. Serpientes metálicas, escarabajos atómicos y demás chorradas varias muy bien diseñadas y muy divertidas de matar.

PANTALLA DOBLE

Sin duda uno de los aspectos más memorables del juego, y quizá la característica más importante de todo el título es el uso de la doble pantalla de la consola. Normalmente una de las pantallas se usa para el juego en sí, y la otra para mostrar mapas, información y demás. Pues en Sonic se acabó. Por fin un juego que verdaderamente aporta algo novedoso, y es que en ambas pantallas tendremos la oportunidad de jugar de manera efectiva. Es una verdadera gozada disfrutar de un mega-looping en la doble ventana. Cogemos carrerilla desde la pantalla inferior, vemos que se acerca la subida, y mientras a toda velocidad corremos dándonos la vuelta, vemos como la doble pantalla nos muestra una cantidad de mapeado impresionante, donde veremos moverse a nuestro protagonista de una a otra parte de una manera alucinante y automática. También es cierto que cuando toquéis el juego por primera vez, hasta que os acostumbréis a su frenético desarrollo y al cambio de pantalla de juego, puede que todo sea un tanto caótico, a la vez que divertido. Muchas veces, sobre todo al principio, pasa que ni sabemos donde está nuestro personaje… ¡y es que a lo mejor está en la parte inferior!

No todo es espectáculo en éste sistema, pues la doble pantalla también tiene su uso útil. Si estamos avanzando a toda velocidad colina abajo, podremos ver desde mucho antes a los enemigos u obstáculos que tenemos por delante, dándonos tiempo de sobra para poder reaccionar, bien sea atacando, saltando, o activando el botón de turbo.

Aunque no en todas las fases se usa éste sistema. En las fases de bonus, por ejemplo, el juego sólo se verá por la parte inferior. Bien es cierto es bastante simple el desarrollo de éstas. Nuestra acción se limitará a mover a nuestro amigo el erizo de izquierda a derecha por el escenario que se nos viene, intentando arramplar con todos los anillos que nos encontremos. Y yo me pregunto ¿porqué anillos y no pétalos de azucena? Preguntas sin respuesta, tan importantes como el porqué de la existencia y el infinito.



MOVIMIENTOS

Tanto el amigo erizo azul bakalaero como la gata Blaze travestida comparten básicamente los mismos patrones de movimiento, de sobras conocidos por todos los habituales de la saga. Desde luego podremos saltar (si no, de qué), aunque también habrá otros movimientos disponibles, como el rodar en el mismo sitio cogiendo carrerilla para luego salir disparado como una bola azul humeante y muyyy peligrosa. Una de las novedades consiste en el “turbo”. En el transcurso de la partida veremos un indicador a la izquierda de la pantalla que irá rellenándose a medida que eliminemos enemigos o hagamos piruetas varias mientras estamos en el aire. Por cierto, otra de las novedades son las citadas piruetas, pues podremos dar volteretas y chulerías varias para rellenar el también citado nivel de turbo. Una vez que lo tengamos lleno (con una barra es suficiente), podremos usar un impulso que nos hará ir aún más rápido. Desde luego mientras más llena tengamos la barra más tiempo podremos aguantar con el “nitro” puesto. Parece una tontería pero es de las cosas más divertidas.
En cuanto a la gata, no hay diferencias excepto en las animaciones, pues en lugar de hacerse bola, se convertirá en un remolino de fuego, y además es más lenta que su compañero. Por lo demás, todo idéntico.

JUGABILIDAD
El punto fuerte del título. Como llevo insistiendo durante todo el análisis, es realmente divertido moverse por todos y cada uno de los mapeados. Es realmente agradable conseguir acabarse una fase sin apenas haberse parado. Aunque no penséis que es fácil. Necesitaréis bastante práctica para conseguirlo, pues los escenarios no se limitan, como en las versiones de game boy advance, a darle al botón de desplazamiento derecho y ya. No, aquí tenéis que trabajarlo. Saltar en los momentos precisos, usar el turbo en su justa medida, saber elegir entre caminos, usar los loopings en su momento o decidir entre varios cruces en tan sólo una décima de segundo. Por lo tanto, conocerse los niveles es algo bastante necesario para adquirir tal maestría. Bien es cierto que aunque el juego da la posibilidad de elegir entre dos niveles de dificultad, ésta se mantiene bastante elevada durante la segunda mitad del juego. Realmente he sufrido horrores para poder pasarme la fase de la ciudad. En ésta fase hay que medir los saltos al milímetro si no queremos acabar en el vacío y con una vida menos. Una lata, pero se le perdona por ser tan divertido y enganchar tanto. También hay que añadir que resulta muy divertido usar todos los aparatejos que están repartidos por el juego. Habrá torrentes de agua que nos llevarán a un primer plano de la pantalla mientras no arrastran, baldosas por las que podremos grindar, manos gigantes de estatuas que nos desplazan de un lado al otro del escenario, catapultas mortales, yoyós gigantes, todo realmente genial.

En cuanto a la durabilidad del título no debéis preocuparos. Bien es cierto que el cartucho es más caro de lo normal (tirón de orejas a los responsables pertinentes... ¡MALDITOS!), pero al menos es un juego que os va a durar lo suyo. Tener en cuenta que también podremos jugar los niveles con dos personajes, cuyas historias se entrecruzan en varios momentos. Hablar del argumento me parece algo estúpido, pues es cierto que no es para tirar cohetes, ni me importa. Si queréis disfrutar con una buena historia leeros libros como “El perfume” y no os pongáis tiquismiquis con los juegos. Lo cierto es que la historia de Sonic y su amigo con dos rabos (ejem) no me importan un bledo... ¡ y me encanta que no me importe! Vosotros al lío, a meter caña al erizo, jeje.

SONIDO
Podemos afirmar que Sonic Rush es el juego con el mejor apartado sonoro de todos los que se han jugado nunca (de la saga, por supuesto). La banda sonora es bastante especial, y sobre todo MUY diferente a lo que estamos acostumbrados a escuchar en un Sonic. Si habéis jugado a Jet Set Radio podréis haceros una idea del tipo de música del cartucho. Ritmos frenéticos, llenos de mucho ritmo, voces cachondas, pegadizas y simplemente geniales. Uno de los mejores apartados del juego, sin duda alguna. ¡Merece la pena jugar sólo por escuchar las canciones! Alucinante, de veras. En cuanto a los fx, poco que destacar, cumplen pero poco más. Los típicos ruidos de salto y recogida de anillos. Aunque si que hay un fallo que hay que destacar. Cuando haya muchos sonidos en la pantalla, y le demos constantemente al botón de turbo, el sonido que éste produce será colapsado. A veces sonará, a veces sonará a medios, y otras veces ni se le oirá. Un fallo nimio pero había que decirlo.



CONCLUSIÓN
Poco más que contar me queda de lo que os he dicho ya. Pero recapitulemos, que para eso ése apartado se llama “conclusión”. Desde luego Sonic ha subido muchos puntos con ésta última entrega. Después de las tres partes anteriores para GBA, entretenidas pero extremadamente decepcionantes, al fin nos llega un juego de Sonic a la antigua usanza que verdaderamente nos hace disfrutar con nuestra consola. Un ritmo frenético os acompañará durante todo el desarrollo, unas fases vibrantes y divertidísimas amenizadas con una banda sonora genial. Además es bastante largo y rejugable con los dos personajes.

Yo no me lo pensaría. Si os gustan las plataformas, os gustará Sonic Rush.

Lo bueno

Gráficos estupendos
Velocidad endiablada
Jugabilidad muy mejorada
El (genial) uso de la pantalla doble
La banda sonora
¡Es sonic!

Lo malo

Casi nulo uso de las funciones táctiles
Dificultad algo elevada
Que se acabe
El precio.

5 comentarios:

Echro dijo...

joder tio como te lo curras

Zarzaparrilla dijo...

Bueno no es pa tanto, además lo hice para el blog y para meristation.

Anónimo dijo...

Vaya tela, no era mas facil poner solo ... YO NO ME LO PENSARIA SI TE GUSTAN LAS PLATAFORMAS, OS GUSTARA SONIC RUSH?
XD yo es q me kedo con lo informacion basica jaja
(GON)

Zarzaparrilla dijo...

Pero mira que eres gañán.

Anónimo dijo...

me parece bien