miércoles, junio 07, 2006

Y otra...

Quique se nos va... Quique se me va. Ya sabíamos todos que tarde o temprano sucedería, que era inevitable, pero... lo que parecía lejano e incierto se ha convertido en la losa de la realidad. Y ahora estás en el aeropuerto, camino a tu nueva vida, dejando tantas cosas atrás...

Pero no te pongas melancólico Quique, porque atrás dejas muchas cosas increíbles, pero también muchas decepciones, tristezas, lágrimas y ese vacío en el pecho que los dos conocemos tan bien. Es hora de pensar en positivo, de pensar como tu dices, que vas a escribir un diario nuevo, con todas las hojas en blanco, esperando a que cuentes la historia de tu nueva vida, que seguro que será mucho más emocionante, divertida y positiva. Hasta cierto punto tengo un poco de envidia. A mi también me gustaría empezar de cero, e intentar no caer en los mismos errores que estoy cometiendo una y otra vez, autolesionándo constantemente el interior de mi cuerpo. Eso no te va a pasar a tí. Lo sé porque te conozco, y debo añadir que no desde hace mucho, y sé que eres fuerte, más de lo que piensas.

Te conocí a causa de lo que más daño me ha hecho en la vida hasta ahora, y aún sin apenas saber quien eras, que hacías en la vida, así de repente te has convertido en una de las personas más importantes en el día a día de este Mostoleño de futuro incierto. Me ayudaste más de lo que siquiera puedes llegar a imaginar, simplemente estando detrás del ordenador, escuchándome, leyéndome y entendiéndome. Porque me has entendido, tengo esa sensación. Pero no se quedó ahí, me hiciste compañía y lo que tuviste que aguantar por internet lo traspasamos a la realidad. Y nos hicimos amigos, y te empecé a querer. No ese querer como el que sientes hacia tu amor, ni ese querer que sientes hacia tu madre, pero... puedo decir sin temor a equivocarme que te quiero, y solo puedo decir eso de pocas personas que no sean de mi familia. Vamos, que las puedo contar con los dedos de las dos manos y no me paso.

Bueno, como las hormonas femeninas impregnan ya demasiado esta carta, y aunque maricones, somos hombres, vamos a dejar las ñoñerías por un rato, jajaja. Asique ya sabes, a curarte por dentro, a conocer gente, a disfrutar de una nueva ciudad, a darte paseos descalzo por la playa (cabrón que envidia) y a relatarmelo todo como ya sabes que tienes que hacer, jajaja. Y que sepas que en agosto me tienes ahí cual ladilla cojonera, ¡¡¡que yo también tengo ganas de playa!!! A ver si ahora que estamos a la mitad de este 2006 la cosa mejora un poquito lo que desde YA puedo calificar como EL PEOR AÑO DE MI VIDA. Pero fíjate tío, aun siendo el peor, ha traido cosas positivas y... eso da esperanza, ¿no crees?

Nunca olvides los paseos por el centro de Madrid, las cervezas (coca colas en tu caso) en el hot mirando maromos (una vez conocimos a Dios en persona, ¿recuerdas?), no te olvides de ese Bearzone al que al final conseguimos ir, no te olvides de como corre Mr Bean, y por supuesto...

NO TE OLVIDES DE TU PURIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.


Manolo y Puri dejaron Cuenca para pasear por la Gran Vía madrileña.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes? Quique es un tio afortunado por tenerte como amigo... además, yo no le conozco y ya le quiero también...jejeje

Pd: juanjo, q ricos están tus macarrones por diosssss

AMELIE

Zarzaparrilla dijo...

Jajajaja, que suerte tengo por teneros a vosotros, mis amigos. Mi segunda familia.

Quique dijo...

Acabo de leer lo que me has escrito y joe... se me han saltado las lágrimas, ya sabes que en el fondo uno es un poco nena aunque sea muy manolo... jejeeee empecé un capítulo nuevo de mi vida, totalmente en blanco y por aohra no me quejo. Si me he dado cuenta una cosa, que no era totalmente en blanco, porque seguís estando presente en ese capítulo y estaréis en los próximos.
Ahora que ya tengo internet en casa estaremos aún más cerca todas las noches y será como antes.
Hace justo un mes que estoy aqui y parece que hace un año que no os veo, eso si, dentro de una semana paso el fin de semana en mi Madrid y el viernes nos veremos.
Cómo nom e voy a acordar de los bearzones, de cuando conocimos a dios... joe, poco tiempo pero intensos que es lo importante.
Tu amiga lleva razón, qué suerte tengo de tenerte como amigo y que sepas que el sentimiento es mutuo.
Recuerda que siempre hay que tener esperanza, por lo que pueda pasar y que cuando menos te lo esperes salta la liebre jejeeeeee un besazo