martes, mayo 23, 2006

Análisis Super Princess Peach

Os dejo con el análisis de este juego que he escrito para la revista Meristation. Espero que os guste!!

Los amantes de los juegos de plataformas en 2d están de enhorabuena. Por fin nos están llegando títulos que realmente merecen la pena... ¡y los que quedan!


Sin duda una de las cosas que más llaman la atención de este título es el mismo protagonista. “La” protagonista en este caso, pues se trata nada mas y nada menos de Peach, la princesa que hemos tenido que rescatar en tantas y tantas ocasiones de las garras del malvado Bownser. Pero como parece que el lagarto verde ya está harto de que sus planes fracasen, ha decidido darle la vuelta a la tortilla y secuestrar a los “salvadores”. Es decir, a Mario, Luigi, y demás fauna del mundo Champiñón.




Así, armados con nuestro paraguas, pintalabios, vestido rosa y muchas muchas hormonas femeninas, tendremos que ponernos manos a la obra para rescatar a todos nuestros amigos por los diversos escenarios que componen este colorido mundo.

Hablando del paraguas, se trata de nuestra arma básica, con la que ejecutaremos la mayoría de los ataques y movimientos a lo largo de la aventura. No se trata de un paraguas cualquiera, pues tiene vida propia y nos dará consejillos de vez en cuando. Con ella podremos golpear a los enemigos, sujetarlos en la punta para luego lanzarlos lejos contra otros enemigos o a cualquier abismo, o incluso comérnoslo para aumentar nuestra barra de “ánimo” (lo explicaré más adelante). Pero la cosa no acaba aquí, ya que también podremos balancearnos por pasarelas metálicas, planear, protegernos, disparar o hacer un movimiento de “piquete” para acabar con los enemigos o destrozar elementos del escenario.

Así, nuestro objetivo será del de ir superando todos los niveles de manera totalmente lineal, rescatando a todos los Toads (los hombres-seta) que han sido secuestrados (y lo mejor será no dejarnos ninguno, nunca se sabe cuando nos podrán ayudar), e ir avanzando por todos los escenarios hasta llegar al último y definitivo enfrentamiento contra el jefe final.

El juego se compone de ocho mundos con cinco fases cada uno, más una sexta compuesta de minijuego + jefe final. Así, antes de acabar cada mundo, tendremos que superar una prueba (siempre basada en la pantalla táctil) y luego acabar con el malo de turno. Así, las pruebas pueden ser hacer que la princesa corra encima de un enorme tronco mientras esquiva zarzas espinosas, o reventar con el lápiz táctil rocas que podrían dañar a nuestra protagonista, entre otras. En cuanto a los enemigos finales, son bastante curiosos. Podremos reconocerlos de otros juegos, como a Floro piraña o el calamar gigante de Super Mario Sunshine, por poner algunos ejemplos. Los enfrentamientos contra estos enemigos son bastante entretenidos y graciosos, aunque no os darán demasiados problemas una vez que os aprendáis sus técnicas de ataque.



Las localizaciones son bastante abundantes y diferenciadas. Podremos atravesar un volcán en llamas, un páramo helado, un magnífico bosque, una pradera multicolor, mansiones encantadas, playas caribeñas... en fin, entornos preciosos, donde lo que reina es el color y el “buen rollo”, lo que por otra parte es la tónica general de todo el juego.

Hablemos del sistema de juego. En la pantalla superior encontraremos la pantalla activa, donde manejaremos a la princesa. Allí podremos ver las vidas que nos restan, el estado de salud, cuantos Toads hemos rescatado a lo largo del nivel, y el nivel de “sentimientos” que podemos usar. Eso es, porque sin duda alguna lo que más define al título son los sentimientos de la princesa. Así, en la pantalla inferior de la portátil podremos ver cuatro corazones de distintos colores, que representan estados de ánimo que podremos usar para nuestro beneficio. Por lo tanto, siempre que dispongamos de suficiente poder podremos hacer uso de ellos. Como acabo de decir, hay cuatro:

-Tristeza: La princesa correrá desconsolada dejando caer “lagrimones” de pena por donde pise. Así, podremos apagar fuegos que nos bloqueen el camino, o hacer germinar semillas para que se conviertan en enormes árboles por los que poder trepar.

-Ira: Con este poder nos envolverá una llamarada enorme, con la que podremos chamuscar a los enemigos o quemar obstáculos de madera o nieve.

-Felicidad: Podremos volar por los aires haciendo remolinos para alcanzar plataformas inaccesibles de otro modo.

-Amor: Simplemente mientras tengamos activado este poder, nuestra salud se aumentará progresivamente.

Pero no penséis que podemos tener activados todos estos poderes de manera indefinida. Se gastan con el uso, y la única manera de “recuperar” la barra que hemos gastado es recolectar joyas que aumentarán su duración, o comernos enemigos con el paraguas.



Otro de los puntos clave del título es que podremos ir aumentando los movimientos con un sistema de compra. Así, mientras más monedas recolectemos a lo largo de los niveles, más movimientos podremos comprar en la tienda. Pero la cosa no se queda ahí, podremos encargar más cosas, como canciones para poder escucharlas cuando queramos.

Es decir, cuando llevemos un tiempo jugando, habremos multiplicado las habilidades de la protagonista tres veces. En un principio podremos golpear con el paraguas y poco más. Al final seremos capaces de hacer el resto de movimientos, hacer barridos para pasar por huecos estrechos, disparar, planear, usar la sombrilla como flotador... ¡incluso podremos usar un submarino para recorrer las fases subacuáticas!

Durante nuestro periplo por los diferentes escenarios nos encontraremos con elementos que conocemos de sobra del universo Super Mario. Plantas carnívoras, tuberías verdes, los enemigos tortuga... Pero desde luego siempre es una delicia comprobar como este particular mundo es reflejado a través de los ojos edulcorados de Peach.

En cuanto a la protagonista, nos quitamos el sombrero en cuanto a su diseño y animaciones. Veremos como su vestido se mueve mientras corre, como se sujeta la falta mientras salta, los movimientos de la sombrilla, los paraguazos. Todo realmente cuidado y rico en detalles, cosa muy de agradecer. Los sprites son grandes, definidos y coloridos. Vamos, que el juego entra por los ojos.

Y las melodías no se quedan atrás. Os sorprenderéis tarareando la canción principal en más de una ocasión. Todas y cada una de las pistas de sonido comparten el buen humor y el optimismo, y tienen una calidad excelente. Los efectos de sonido no se quedan atrás, pues podremos disfrutar de los gritos de la chica, los golpes de paraguas, el agua, las llamaradas... todo muy muy cuidado.

Pero no todo es tan bonito como parece. Se trata de un videojuego completamente lineal, y bastante sencillo. No os costará demasiado avanzar por los niveles superando todos los retos. Eso sí, si queréis acabar el juego con todos los secretos, comprando todos los movimientos y las canciones, rescatando a todos los Toads y en definitiva, consiguiendo todos los secretos, la cosa se complica. Por otro lado, la estética claramente femenina y colorista que impregna todo el cartucho puede resultar hasta cierto punto “empalagosa”, y esto puede no gustar a todo el mundo.

De todas formas, es un título que merece una oportunidad. Si podéis pasar por alto su estética y adentraros plenamente en lo que es la jugabilidad, seréis recompensados con un plataformas clásico, rico en detalles, más profundo de lo que parece, y realmente divertido. Un título muy veraniego para disfrutar entre exámenes.

Lo mejor
-Gran jugabilidad
-Universo Mario genialmente recreado
-Color y diversión por partes iguales

Lo peor
-Completamente lineal
-No demasiado complicado
-A veces, demasiado “empalagoso”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

Anónimo dijo...

Nice idea with this site its better than most of the rubbish I come across.
»