viernes, abril 01, 2005

Elfen Lied

Bueno, os voy a hablar la que para mi ha sido uno de los animes que más me han impactado a lo largo del año (y de toda mi vida). Se trata de Elfen Lied. No os dejéis engañar por su apariencia para niños, pues es una serie realmente dura, tanto psicológicamente como en plan gore. Quizá éste contraste entre dibujos acaramelados y gore bestia y situaciones de lo más desquiciante sea el toque que hace éste anime tan genial



La historia es de lo mejor que vais a poder disfrutar en éste campo. Más o menos, para que os hagáis una idea, éste sería el resumen:

Una nueva raza surgida de mutaciones genéticas ha aparecido en el mundo: los diclonios. Ésta nueva raza tiene el poder de unos “brazos”, invisibles que cortan como cuchillos, y su único fin en el mundo es destruir a los humanos. Por ello, el gobierno ha conseguido encerrar a los sujetos (unas niñitas preciosas) en unas mega-celdas para que no escapen. El problema es que, como siempre, uno de ellos consigue escapar (la prota, Myu), destrozando y matando a todo el que pasa por delante de ella. Peroooo... consiguen darla un ostión en la cabeza, por lo que tiene una doble personalidad, una verdaderamente amable y graciosa. Así, aturdida, acude a casa de un chavalín y su prima, que han cambiado de ciudad para ir a la escuela juntos.

EL gobierno, para conseguir eliminar a la chica Lucy (Lucy es Myu pero cabreada), deciden soltar a otra Diclonius para su captura. Después resulta que el chico éste y Lucy tenían un pasado en común, hay discusiones, se escapa el Diclonius más poderoso de todos, se lia la de dios, hay desmembramientos, gore, amor, humor y un argumento enrevesado y apasionante que os mantendrá pegados al asiento los (eso si), cortos 13 capítulos de los que consta la serie (aunque acaba de tal manera que se puede intuir una continuación).

3 comentarios:

marvin dijo...

Bajo la sensación del cloroformo me hacen temblar con alarido interno la luz de acuario de un jardín moderno, y el amarillo olor del yodoformo.

Cubista, futurista y estridente, por el caos febril de la modorra vuela la sensación, que al fin se borra, verde mosca, zumbándome en la frente.

pasa mis nervios, con gozoso frío, el arco de lunático violín; de un sí bemol el transparente pío

tiembla en la luz acuaria del jardín, y va mi barca por el ancho río que separa un confín de otro confín.

Zarzaparrilla dijo...

Toma ya, pedazo de comentario... ole ole y ole

JuZ dijo...

Uhmm esa combinación "niñas Kawaii / gore" me resulta ciertamente desconcertante... vi 6 capítulos y dejé la serie. Me resulta dificil ver niñas desmembrando a gente y desmembrandose unas a otras.