jueves, septiembre 13, 2012

Primer día. Dubai y llegada a Nueva Zelanda

Bueno, pues ya estamos en marcha. Antes de nuestro destino final -sin muertes de por medio-, visitamos un día Dubai, en los Emiratos Árabes, ya que el billete lo permitía sin cargo.


Si nos preguntáis como podemos resumir esta pequeña visita, pero que dio mucho, mucho juego, os decimos lo siguiente:

Calor del averno y frío antártico.

Es una ciudad de extremos, en cualquier interior, ya sea el metro, un centro comercial, un hotel o cualquier edificio, hace una temperatura tan, tan baja, que dan ganas de ponerse el abrigo. Pero ay!, amigos, la sorpresa, el sorpresón, viene cuando sales a la calle. Nunca hemos tenido una sensación tan angustiosa. Un calor terrible, tanto que no es posible describirlo, un ambiente árido y reseco que hace que cada bocanada de aire suponga un verdadero esfuerzo, un viento ardiente que te quema hasta las pestañas. 47 grados del ala marcaba un termómetro en plena calle.







HORRIBLE. No hemos sudado tanto en toda nuestra vida.

Como decía, la visita solo fue de 25 horas pero nos dió para mucho. Nada más llegar a primera hora, directamente desde el aeropuerto dejamos las maletas en el hotel y no volvimos a el hasta la noche. Pudimos dar un paseo por el centro comercial más grande del mundo y subirnos al edificio también más grande del mundo. Estos árabes, deben tenerla pequeña, lo quieren todo lo más opulento, exclusivo y caro. O al menos eso parece visitando esta cuidad.

Todo da la sensación de ser falso, de cartón piedra, y es una ciudad de unas dimensiones tan absurdamente grandes que no tiene sentido. Unas calles gigantes, unas carreteras enormes, unas distancias infranqueables. Hay pequeños brotes de rascacielos infinitos juntos, pero luego hay muchísimos descampados desolados. Nada tiene sentido. Eso si, pese a la opulencia, el centro comercial es tan hortera, tan excesivo y tan exagerado que es divertidisimo perderse por sus miles de tiendas...





Después de dar un paseo y comer, decidimos subirnos a lo alto del Burj Khalifa, que como os acabo de contar, es el edificio más alto del planeta. Como dos seres de provincias, imaginamos que la entrada al edificio estaría a pie de calle, como en todos lados. ERROR. Si es el más alto del mundo, a lo ancho debe estar cerca. IMagináos a dos gordos barbudos con un Jet Lag de la muerte, más de 24 horas despiertos y tras 8 horas de avión en clase turista, a 47 grados, cada uno con una mochila de 8 kilos -literal-. Pues la muerte. Una de los peores ratos en muchos años, ese calor, ese viento del averno, ese desierto que se te mete en los pulmones... Total, que vamos a intentar borrarlo de nuestra mente.

Al final pudimos acceder al dichoso edificio y subir a lo alto, y sinceramente, es una MARAVILLA. Menudas vistas... ahí lo veis en las fotos.


EN definitiva, Dubai es una ciudad fea, mal hecha, incómoda, con gente desagradable -ni una persona con las que tratamos ha sido educada o cortés por lo general-, pero merece la pena visitarla por lo diferente y opulenta que es. Impresiona.

Después de esto y una noche en el hotel -este si, maravilloso, barato, cómodo y muy bonito-, volvimos al aeropuerto para enfrentarnos a 16 horas más de vuelo con escala en Australia. Ha sido bastante duro, pero la verdad es que Emirates, que es la compañía con la que viajamos, te trata bastante bien -incluso con champán para celebrar que es nuestra luna de miel!. Además por increíble que parezca, tienes una pantalla para ti solo con millones de pelis, series, juegos... pero es que las pelis son de la talla de Prometheus, Brave o The Chernobyl Diaries... es decir, estrenos estrenos -y muchos incluso con audio en castellano-

Ya estamos en Nueva Zelanda, ya estamos en nuestra autocaravana, y ya estamos en nuestra primera noche de "acampada". Mañana tenemos nuestra primera aventura en estas tierras, vamos a Waipoua a ver unos árboles gigantes milenarios en el bosque de Sauri y a ver si podemos nadar con delfines si acompaña el día. La cosa promete...

¡Seguiremos informando!

1 comentario:

Ana Márquez dijo...

Pero q guay todo! Será muy fea la ciudad pero mola mucho!!!
Esperamos prontas noticias desde New Zealand!! Mil besos!