domingo, septiembre 30, 2012

Día 17. Oamaru, Lago Benmore, Omarama y sus HotTub!



Por Rober
Hoy se nos han pegado un poco las sabanas, y después del desayuno y poner las cosas en orden, hemos seguido en ruta hacia el centro de la isla. Nuestra primera parada he sido en Oamaru una ciudad (pequeña sí, pero para los habitantes que tienen aquí los pueblos, esto es una ciudad) en la que al menos las calles principales son diferentes a las de por aquí. Los edificios tienen un aspecto mucho más europeo, y todo esta relacionado (turisticamente hablando) con la Inglaterra Victoriana. Las calles, los coches antiguos, las bicicletas (de esas que tienen una rueda enorme y la otra normal), los vestidos de las tenderas, sombrererías, el tren, etc. Una vez al año aquí se forma una feria en la que todo el mundo va disfrazado de esa época.
En la calle principal hay un museo que nos llamo la atención, el Steampunk HQ. En la puerta hay un tren, que si le echas una moneda suelta vapor y fuego por la chimenea, y un Zeppelín al lado; por lo que no tenía mala pinta. Error!

Al entrar al museo (bastante caro) hay varias salas oscuras, en el que se pueden ver, motores viejos, alguna cosa antigua y proyecciones en la pared. Dicho así no pinta tan mal, pero es que las cosas antiguas eran todo chatarra, trastos viejos que nada tienen que ver con el Steampunk, todo mezclado, no se por que, con calaveras y cañerías de plástico. Eso sí con algún engranaje pegado para aparentar.
Y para colmo la exposición sigue en un patio al aire libre donde puedes ver las mismas cosas que verías en un desguaze abandonado. Piezas de maquinaria tiradas, ruedas de caucho, un vagón de tren desmantelado que daba asco hasta entrar, hierros, piezas de tractores oxidadas, canastas… vamos que muy Steampunk todo… Total que nos fuimos con nuestra desilusión a otra parte.

En fin siguiendo la carretera llegamos a otra zona de lagos, aunque esta vez eran artificiales, construidos por medio de presas para abastecer de energía eléctrica a una gran parte de la isla. Desde una de las presas, la que forma el lago Benmore se puede hacer una ruta desde la que hay buenas vistas de toda la zona, así que con las botas puestas, nos vamos para el monte!


La ruta es corta, unos 45 minutos, pero no es nada fácil. El sendero es todo el rato de subida por la ladera de la montaña haciendo zigzag con algunos tramos de bastante inclinación. Pero al llegar arriba merece la pena haber subido. Unas vistas magnificas! Se puede ver como el lago ha inundado todo el valle metiéndose por todos los recovecos entre las montañas, y a lo lejos se puede divisar la cordillera alpina que recorre la isla de norte a sur. Justo nada más bajar, a pocos metros del parking empieza a llover, menos mal que el cielo se ha esperado!


Seguimos la ruta hacia el pueblo de Omarama, donde pasaremos la noche. Después de comer (bastante tarde, para los horarios de aquí) y dejar la caravana en el camping, hemos ido a relajarnos. ¿Donde? A unas “hot tub”, que son bañeras de madera, con agua caliente y al aire libre. Una maravilla!!

 
Al final mi madre tenía razón y nos van a cocinar los caníbales
Son privados, para 2, o 4 personas, y con unas vistas fantásticas a las montañas y a un lago artificial con patos. Como fuera hace fresquito da gusto meterse en el agua caliente hasta que se te caiga la piel :D
El calor se regula echando leña a una chimenea que calienta el jacuzzi desde abajo, y cerrándola cuando el agua ya esta suficientemente caliente. Es una pasada; escuchando los pajarillos, viendo las montañas, con el aire fresco en la cara… total, que hemos estado a remojo más de hora y media.

No hay comentarios: